sábado, 18 de abril de 2009

BILL W.

William Grifith Wilson
(Bill W.)

Bill W. Veterano de guerra a la edad de 22 años, estudiante de economía y comercio a la vez que de leyes, su talento en los negocios y en las finanzas le trajo la fortuna y le deparó aplausos, de esta aleación de la bebida y la especulación, comenzó a forjar el arma que un día se convertiría en el bumerán que casi lo hace pedazos como a miles de alcohólicos en el mundo, que hoy por medio de su obra se recuperan de esta terrible enfermedad.

Nació el 26 de noviembre de 1895. Murió el 24 de enero de 1971.

Bill W. en su infancia.

Este importante personaje en la historia de Alcohólicos Anónimos, creció en un pequeño pueblo llamado East Dorset y nació bajo la sombra de una montaña llamada Monte Eolo.

Uno de sus primeros recuerdos relata el momento en que miraba la enorme montaña y se preguntaba si él sería capaz de subir a un punto tan alto.

Cuando tenía diez años de edad se fue a vivir con sus abuelos. Bill era un muchacho alto, pero torpe, niños más pequeños que él siempre le ganaban en las peleas. En esa época empezó a desarrollar la idea de ganar, ser el número uno, construyó y lanzó un bumerán, acicateado por lo que dijo su abuelo, acerca de que nadie que no fuera australiano podía fabricar uno.

En su graduación de Secundaria.

Emocionalmente, Bill había comenzado a fabricar otra especie de boomerang que casi lo mata: ser el primero, el número uno en todo, tenía que ser atleta porque no lo era, músico porque no podía entonar la más simple melodía, presidente de su clase, llegó a ser capitán del equipo de béisbol, aprendió a tocar el violín como para conducir la orquesta de la secundaria.


En la Orquesta de Norwich, arriba a la derecha

En la adolescencia, se enamoró de la hija de un pastor, la chica murió repentinamente y Bill cae en una depresión que le dura tres años, no se gradúa, pues se siente incapaz de terminar porque no acepta la pérdida de una parte que él consideraba que le pertenecía.

Llegó Lois a su vida, y Bill siente repentinamente que renace de nuevo. Se casarón durante la Primera Guerra Mundial cuando él era un joven suboficial.

Lois Burnham, Esposa de Bill W.

En el famoso viaje a través de EU con Lois.

En su vida social, Bill sintió aquella terrible sensación de inconformidad, aquella timidez de hablar más de dos o tres palabras juntas; pero alguien le alargó una copa y luego otra y otra más. ¡Ah que magia! Había encontrado el elíxir de la vida.

Bill W. como soldado en la primera Guerra Mundial.

Cuando terminó la guerra, Bill que había sido oficial, empieza a trabajar como dependiente, como empleado, de la Estación Central de Ferrocarriles de Nueva York.

Finalmente, llega a Wall Street, vía de atajo a la riqueza y el poder, o la pobreza. En pocos años logró acumular demasiado dinero siendo una persona muy joven. No le preocupa su forma de beber, aunque su esposa Lois había empezado a sufrir a causa de ella.

En aquélla época, Bill bebía para soñar grandes fantasías de un poder cada vez mayor; deseaba ser el director de grandes empresas y casi lo logra de no ser por la crisis financiera de 1929. Cuando todo se desvaneció, aunque debía miles de dólares, no pensaba lanzarse por la ventana como mucha gente lo hizo a causa de la bancarrota financiera; cree que puede construirlo todo una vez más, no lo logró pues su obsesión alcohólica ya lo había condenado; de manera que comienza a hundirse y se convierte en un indeseable de Wall Street; desacreditado por todas partes, ya no tenía dinero ni sobriedad. Finalmente, llega a un estado en el que ya no bebía para tener sueños de poder, bebía para ahogar las penas y olvidar.

Con "La Flor del Sur"

El licor dejó de ser un lujo, se convirtió en una necesidad. La dosis cotidiana de Bill eran de dos a tres botellas de ginebra de fabricación casera. Ocasionalmente, algún pequeño negocio le proporcionaba algunos dólares con los que pagaba sus deudas en tiendas de licores, empezó a despertar tembloroso y para calmarse bebía una copa de ginebra seguida de media docena de botellas de cerveza.

Tomó la firme resolución de dejar de beber para siempre, pero poco después nuevamente llegó borracho a su casa. Es internado por conducto de su cuñado que era médico y conoce al doctor Silkworth, quien le revela cómo la voluntad del alcohólico se debilita sorprendentemente cuando se trata de combatir al licor.

Bill W y Robert H. mejor conocido como el Doctor Bob.

Bill es visitado en su casa por un antiguo amigo del colegio, Ebby, del que se decía que había sido internado por demencia alcohólica. Sin embargo, estaba sobrio.

Bill W. con su Padrino Ebby.

Bill le ofreció una copa, misma que rechazó, desilusionado, pero lleno de curiosidad, Bill se preguntó qué le habrá sucedido al individuo, no es el mismo.

Bill W. en Nueva York

“Vamos, ¿de qué se trata?”,le pregunta. Ebby lo miró a la cara y sonriendo le respondió, tengo religión. Había ido a ver a Bill para pasarle su experiencia, si él quería aceptarla.

En el hospital, a Bill W. lo desintoxicaron por última vez.

Allí se ofreció humildemente a Dios, para hiciera en él su voluntad; se puso incondicionalmente a su cuidado y bajo su dirección.

Foto de Bill W. de la revista Time reconociéndolo como uno de los Personajes más relevantes del Siglo.

Bella foto del Bill con su Esposa Lois en su Casa llamada "Piedritas Rodantes".

Por primera vez admitió que por él mismo no era nada; que sin Él estaba perdido. Sin ningún temor encaró sus pecados y estuvo dispuesto a que su recién encontrado Amigo se los quitara de raíz. Desde entonces no volvió a beber ni una sola copa.

Ultima foto de Bill W. en una junta de AA tomando Café.

Lápida de Bill W.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada